lunes, 27 de abril de 2009

Una abortista camino de los altares


Dorothy Day nació en Brooklyn en 1897 y creció en Chicago, en el seno de una familia protestante. Durante su juventud ejerció como periodista. Mujer activa y socialmente comprometida, sus causas en aquel entonces eran los derechos de la mujer, el amor libre y el control de la natalidad, siendo una declarada abortista.

Siendo muy joven quedó embarazada y abortó a su hijo.

Más tarde, en 1926, tuvo una niña. Aunque el padre de su hija era un ateo convencido, Dorothy decidió bautizarla como católica, pues ya entonces se había producido un cambio radical en su alma y su acercamiento a la Iglesia Católica era inminente.

Dorothy halló en la Iglesia un lugar donde desarrollar su compromiso social a favor de los necesitados. Aquí encontró las puertas abiertas para los débiles, los pobres y los inmigrantes.

Siguiendo este proceso de conversión, poco después, se separa de su amante y se bautiza.

Funda el periódico "The Catholic Worker", que lanzó su primer ejemplar el 1 de mayo de 1933, con informaciones sobre huelgas, paro, trabajo infantil, los salarios ínfimos de los negros, y otras causas sociales. Con el tiempo, lo que nació como un medio de comunicación, se convierte en un movimiento para ayudar a los más necesitados y es así como se comienzan a construir casas de hospitalidad para pobres e inmigrantes. Tres años después, ya se habían construido 33 casas en todo el país.

Dorothy Day murió en 1980, a los 83 años, después de una fructífera vida llena de pobreza voluntaria. El periódico "The Catholic Worker" continúa en circulación y sigue costando el mismo precio que cuando fue lanzado: un centavo de dólar.

En 1996 fue reconocida como Sierva de Dios y actualmente se lleva a cabo su proceso de beatificación.

El fallecido Arzobispo de Nueva York, Cardenal John O'Connor, declaró en una ocasión que "la beatificación de Dorothy Day podría recordar a muchas mujeres de hoy lo grande que es la misericordia de Dios, incluso cuando somos capaces de cometer un acto criminal y abominable como el aborto de un hijo. Ella supo bien lo que es estar al margen de la fe y lo que es después descubrir el camino correcto y vivir en plena coherencia con la exigencia de la fe católica".

La fotografía que ilustra esta entrada pertenece al cartel de la película “Entertaining Engels”, sobre la vida de Dorothy Day. El título de la película, hace referencia a su costumbre de tratar a todos sus huéspedes, ricos o mendigos, como si fueran ángeles.

11 comentarios:

Marta dijo...

Hola, no conocía la biografía de esta mujer, pero así son las cosas. Alguien capaz de desprenderse de su propio hijo puede rectificar y ser un ejemplo de santidad.

Aguijón dijo...

Gracias por tu post. Da gusto encontrar gente que se convierte... y con que fuerza luchan por fortalecer a la Iglesia.
Saludos,

Luis y Mª Jesús dijo...

Son testimonios que arrasan.
Gracias

Ricardo dijo...

Es una historia impresionante. Muchas veces las personas así comprometidas derivan a causas no muy justas, por pura confusión o ignorancia, pero cuando encuentran la verdad, son capaces de una gran generosidad. Un abrazo.

Natalia Pastor dijo...

Arrepentidos los quiere el Señor, y está claro que Dorothy Day alcanzó la grandeza de la misericordia de Dios.
Un post maravilloso.
Besos

Ivan dijo...

Se ha arrepentido y Dios la ha perdonado.
Buen testimonio.

Luisa dijo...

Las vueltas que da la vida. Dice nuestra fe que todo es para bien.Misterios.Evidencias.

INÉS dijo...

No conocía la historia ni la película.
Buen testimonio y buena biografía.Gracias

Carlos dijo...

Yo también desconocía la historia de esta mujer y he quedado profundamente emocionado. Es un testimonio de gran valor, hoy en dia necesitamos muchas Dorothy Day.

Guerrera de la LUZ dijo...

Impresionante y súper esperanzador.

Habría que difundirlo masivamente para llevar la esperanza a tántas mujeres que están sufriendo las consecuencias del síndrome pos aborto.Igual un día de estos me lo llevo a mi blog, vale?

(esta noche vuelvo con tiempo a leer la 8ª entrega de Pablo)
q me tengo q ir a cenar.

Un beso grande, montón de gracias!

Hilda dijo...

Es que algunos tienen que caer muy bajo para poder subir muy alto. Saludos, no conocía la historia, gracias por compartirla. Hilda

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).