martes, 17 de marzo de 2009

¡Protege mi vida!


La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha puesto en marcha la campaña “¡Protege mi vida!. Se trata de una iniciativa enmarcada en el contexto de la Jornada por la Vida, que se celebrará el próximo 25 de marzo en todas las diócesis españolas.

Con motivo de esta jornada, los Obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida han publicado una Nota en la que afirman:

"En nuestra sociedad se va asumiendo una grave deformación de la verdad en lo que respecta al aborto, que es presentado como una elección justa de la mujer destinada a solucionar un grave problema que le afecta de manera dramática. Se llega incluso a incluir el aborto dentro de los llamados «derechos a la salud reproductiva». Sin embargo, la auténtica justicia pasa por la custodia del niño que va a nacer y el apoyo integral a la mujer para que pueda superar las dificultades y dar a luz a su hijo.

Esta situación va a acompañada de una evidente paradoja: cada vez es mayor la sensibilidad en nuestra sociedad sobre la necesidad de proteger los embriones de distintas especies animales. Existen leyes que tutelan la vida de estas especies en sus primeras fases de desarrollo. Sin embargo, la vida de la persona humana que va a nacer es objeto de una desprotección cada vez mayor.

El derecho primero y más fundamental es el derecho a la vida. La mal llamada interrupción voluntaria de la vida del niño en sus primeras fases de desarrollo supone una clara injusticia y una grave violación de los derechos fundamentales de la persona.

Son muchas las personas que han asumido las falsedades divulgadas sobre el aborto hasta el punto de interpretarlo no como una acción intrínsecamente mala, sino como un bien que hay que defender o, a lo sumo, como un mal menor que hay que aceptar.

A este engaño contribuye no sólo la manipulación del lenguaje, sino, de una manera muy directa, la presentación del aborto como solución liberadora ante una situación dramática.

La realidad no es así. El hecho cierto, que casi siempre se oculta, es que el aborto produce una grave herida en la madre, sobre todo de carácter psicológico y moral, de tal manera que la mujer se constituye en víctima directa del aborto.

La defensa de la mujer no pasa por ofrecerle ayudas técnicas y económicas para abortar, ya que lejos de aliviar su situación, el aborto la agrava de una manera enormemente dolorosa: acaso «¿se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas?» (Is 49, 15). Por eso, la verdadera justicia pasa por la ayuda eficaz e integral a la mujer embarazada para que pueda acoger la vida de su hijo.

La procreación de un hombre no podrá reducirse nunca a una mera reproducción de un nuevo individuo de la especie humana, como sucede con un animal. Cada vez que aparece una persona se trata siempre de una nueva creación.

Deseamos pedir a los creyentes un compromiso activo con todas las asociaciones eclesiales que tienen como fin la defensa de la familia y de la vida y que, gracias a Dios, cada vez son más numerosas en nuestro país. La causa de la vida humana nos pide colaborar también con todos los que trabajan en su defensa, que son también cada vez más. Con nuestro testimonio y apoyo queremos dar esperanza a las madres y a los padres que tienen dificultades para acoger a sus hijos. En la Iglesia han de encontrar el hogar en el que se descubren cuidados y donde pueden recibir las ayudas que necesitan".

Leer Nota completa: LA VERDADERA JUSTICIA: PROTEGER LA VIDA DE QUIENES VAN A NACER Y AYUDAR A LAS MADRES.

10 comentarios:

lojeda dijo...

Tienes razón al decir que tenemos que divulgar las noticias, que la mayoría de los medios de comunicación no dan, y si lo hacen, siempre será para atacar y no para difundir la buena noticia de que muchas personas estamos a favor de la vida. En nuestras manos está que se divulguen noticias como estas.
gracias por tu visita a mi blog y por el comentario.
Un abrazo

ulpiano dijo...

Me parece fundamental la divulgación de todas estas nuevas iniciativas de la Conferencia Episcopal. Los católicos deben estar informados acerca de lo que los obispos les piden, y trabajar conjuntamente. Un abrazo

José Miguel dijo...

Una vez más estoy plenamente de acuerdo con tu entrada. Estamos sufriendo una inversión de valores, observamos con cierta frecuencia que se hace virtud del mal y del mal una virtud.
Decía Sayes que la persona necesita una razón para amar, para vivir y para morir; y cuando no se tiene, enferma de angustia que será posiblemente la enfermedad de este siglo.

Anónimo dijo...

Es muy fuerte que tengan que venir los obispos a decirnos que en nuestra sociedad la vida del lince o de la ballena está más protegida que la vida humana. Carlos T.

Guerrera de la LUZ dijo...

Ojalá esta campaña cruzara las fronteras y se oyera hasta en los confines del universo.

Gracias.

Un beso fuerte.

SB dijo...

Entiendo que poniéndonos en manos de Dios, buscando siempre discernir, contribuir y proyectar, logramos clarificar los caminos.
Así elegimos el bien por el mal,y nos mantenemos en él por la perseverancia.
Es un tiempo el nuestro, en que la elección por la vida, nos pone de un lado que se ve y se nota como signo de la presencia de Dios en el mundo.
En caso contrario, podríamos recibir las Palabras del Señor que escuchó Pablo en el camino a Damasco: Porqué me persigues ????

De todas maneras, podría ser ese el inicio de un nuevo tiempo y una nueva manera de ver las cosas.

Y así, estar del lado de la vida, haciendo del mundo, que es la casa de Dios, un lugar lleno de paz, justicia y misericordia.

Saludos,
SB

Carmen dijo...

Cazar fuera de temporada está lógicamente penalizado, lo mismo que destruir huevos de ciertas aves, matar especies protegidas etc. Lo que pone los pelos de punta es el niño preguntando ¿y yo? Eso demuestra lo poco concienciados que estamos realmente hacia la naturaleza. El ecologista que no se preocupa del ser humano, no es realmente ecologista.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Comienza la batalla
http://elbaluartedeoccidente.blogspot.com/2009/03/comienza-la-batalla-contra-el-imperio.html
Abu

Natalia Pastor dijo...

La campaña de la Conferencia Episcopal es absolutamente imprecindible; todo un aldabonazo en las conciencias, ante esta involución de los valores que han conformado la sociedad española, y que Zapatero tiene,como cuestión prioritaria,destruirlos.

Luisa dijo...

Tenemos que movernos.Está claro. A ver si despertamos del letargo.Que una cosa es mansedumbre y otra ser tan pasivos.
Decian los humoristas aquellos"los hermanos marx-o como se escriba-" en una escena muy simpática:"¡Más madera,esto es la guerra,más madera!" Pues eso.Dentro de ese contexto de buen humor pero sin retroceder ni un milimetro que va la VIDA en ello.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).