viernes, 3 de abril de 2009

La vida es la vida, ¡defiéndela!


La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es beatitud, saboréala.
La vida es un sueño, hazlo realidad.
La vida es un reto, afróntalo.
La vida es un deber, cúmplelo.
La vida es un juego, juégalo.
La vida es preciosa, cuídala.
La vida es riqueza, consérvala.
La vida es amor, gózala.
La vida es un misterio, desvélalo.
La vida es promesa, cúmplela.
La vida es tristeza, supérala.
La vida es un himno, cántalo.
La vida es un combate, acéptalo.
La vida es una tragedia, domínala.
La vida es una aventura, disfrútala.
La vida es felicidad, merécela.
La vida es la vida, defiéndela.

Madre Teresa de Calcuta

12 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

VIVA LA MADRE TERESAAAAAAAAAAAAAA¡¡¡¡¡¡

Besitos.

Gracias por felicitarme en mi cumple cielo.

FOTELIAS dijo...

Hola.
Bellisima poesia.
Referente a la entrada o post anterior me repatea y asquea que en esta España haya solo dos fuerzas politicas con el mismo punto de mira, una más radical que la otra o viceversa. Este señor Rajoy, al igual que el ZP son como la caja de Pandora... caja que está ya abierta y quienes pueden cerrarla somos nosotros ...todos los ciudadanos con sentido comun.
Gracias por tus comentarios.
Que Dios re BENDIGA.

ARCENDO dijo...

Todo un programa de vida, que lleva directooo AL CIELO. Gracias por traerlo: sALUDOS.

MARISELA dijo...

La Madre Teresa reunió en sí todos los dones que le dio el Señor y los hizo fructificar en abundancia porque nunca pensó en sí misma: sólo en los demás, en aquellos que nadie miraba, nadie atendía, nadie escuchaba. A mí me impresionó mucho, en su biografía, el relato del mendigo que encontró lleno de porquerías y gusanos. Ella vomitó varias veces antes de poder tocarlo; pero lo salvó con la ayuda y la fuerza de Jesucristo, al que invocaba siempre. Para mí es una santa real, de carne y hueso y nosotros debemos sentirnos dichosos de poder haber vivido en su misma época, igual que Juan Pablo II. No de balde eran almas tan afines. Te sigo desde ahora. Saludos en Jy Mª.

Marta dijo...

Madre Teresa era consciente de que no todos estaban llamados a abandonarlo todo como ella, sino que la caridad y el amor debían comenzar en el propio hogar, y en el respeto a la vida, que se atrevía a pedirlo a todos, pobre y ricos, en cualquier país. Un abrazo.

Amig@mi@ dijo...

PRECIOSO como todo lo que salía de boca de esta mujer.
Un besazo
( ¡¡¡hoy elegí yo la vida!!!)

icue dijo...

Que belleza entender la vida asi.Dios te bendiga
Con gran afecto

rgr dijo...

¡Magnífico! Es un canto a la Vida y a la Esperanza increíble. Muchas gracias por compartirlo. Paz y Bien. Ricardo

JORGE dijo...

La Madre Teresa nos dice: "El aborto mata la paz del mundo... Es el peor enemigo de la paz, porque si una madre es capaz de destruir a su propio hijo, ¿qué me impide matarte? ¿Qué te impide matarme? Ya no queda ningún impedimento".

Gracias y bendiciones

soy+pequeno dijo...

sí....
ViVa La MaDRe TeReSa d CaLCuTa!!!!
:D

eligelavida dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Que la Madre Teresa interceda por España para que, volviendo a nuestras raíces cristianas, sepamos erigirnos como defensores de la vida y la dignidad de hombre.

Jorge, gracias por tu visita. Muchas veces paso por Travesía por la vida y lo encuentro muy interesante y formativo. Creo que haces una gran labor. Te enlazo en mis favoritos.

Hilda dijo...

que hermoso!!! me lo voy a copiar para reenviarlo por correo. Que hermoso, que sabio mensaje!! no podría estar más de acuerdo con esa genial mujer, punto por punto, coma por coma. Saludos. Hilda

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).