lunes, 23 de marzo de 2009

La ciencia no debe olvidar la ética.


"Cada ser humano, es mucho más que una singular coincidencia de informaciones genéticas que le son transmitidas por sus padres. La procreación de un hombre no podrá reducirse nunca a una mera reproducción de un nuevo individuo de la especie humana, como sucede con un animal.

Cada vez que aparece una persona se trata siempre de una nueva creación. Lo recuerda con profunda sabiduría el Salmo: "Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno... No desconocías mis huesos, cuando, en lo oculto, me iba formando" (139, 13.15). Si se quiere entrar en el misterio de la vida humana, por tanto, es necesario que ninguna ciencia se aísle, pretendiendo que posee la última palabra. Hay que compartir, por el contrario, la vocación común para llegar a la verdad, según la diferencia de las metodologías y de los contenidos propios de cada ciencia.

Se insinúa una nueva mentalidad que tiende a justificar una consideración diferente de la vida y de la dignidad de la persona fundada sobre el propio deseo y sobre el derecho individual. De este modo, se tiende a privilegiar las capacidades operativas, la eficacia, la perfección y la belleza física en detrimento de otras dimensiones de la existencia que no son consideradas como dignas.

Se debilita el respeto que se debe a todo ser humano, en presencia de un defecto en su desarrollo o de una enfermedad genética, que podrá manifestarse en el transcurso de su vida, y se penalizan desde la concepción a aquellos hijos cuya vida es juzgada como no digna de ser vivida.

El desarrollo biológico, psíquico, cultural o el estado de salud no pueden convertirse nunca en un elemento de discriminación. Es necesario, por el contrario, consolidar la cultura de la acogida y del amor que testimonian concretamente la solidaridad hacia quien sufre, derribando las barreras que la sociedad levanta con frecuencia discriminando a quien tiene una discapacidad o sufre patologías, o peor aún, llegando a la selección y el rechazo de la vida en nombre de un ideal abstracto de salud y de perfección física.

Si el hombre es reducido a objeto de manipulación experimental desde los primeros pasos de su desarrollo, significa que las biotecnologías médicas se rinden ante el arbitrio del más fuerte. La confianza en la ciencia no puede hacer olvidar el primado de la ética cuando está en juego la vida humana".


Palabras del Papa Benedicto XVI a los participantes en el congreso científico internacional "Las nuevas fronteras de la genética y el riesgo de la eugenesia", febrero de 2009.

7 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Es que la ciencia sin ética,abre caminos muy peligrosos:estamos al borde del precipicio de la manipulación genética, y de los "niños medicamentos" pasaremos al niño a la carta,diseñados a gusto de los progenitores.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Hace poco me hacían notar que la ventaja de nuestro tiempo es que las respuestas están a un click. El click en el sitio de B16, por ejemplo.

ulpiano dijo...

Como dice el Papa, la ciencia no puede tener la última palabra. Una cosa es lo que los avances tecnológicos permiten y otra cosa es lo que la ética admite.

Anónimo dijo...

Los pueblos antiguos también podían hacer muchas cosas que no hacían por respeto al ser humano. Ahora es cuando la ciencia se siente más que nunca con la soberbia de ser dios. Ignacio

Amig@mi@ dijo...

con mi tercera hija me dieron la oportunidad de hacerla ( por edad era según ellos recomendable)
Sin dudar dije NO
me imagino que ya lo conocerás pero te mando un enlace en el que te informan de cada paso que se da contra esa reforma que nos vamos a tragar, como lo de cabo de gata, pero al menos gritaremos...
http://www.hazteoir.org/node/18509
Yo por mi conexión no puedo ver el video pero espero que te guste.
Besos

Carmen dijo...

Se, por mi experiencia como enfermera, que el diagnóstico prenatal apenas se utiliza para otra cosa que no sea diagnosticar malformaciones para poder abortar. Aquí el avance de la ciencia ha servido para apoyar la cultura de la muerte. Y la reproducción asistida está convirtiendo a los científicos en seleccionadores de vidas.

Anónimo dijo...

Ojala que nunca se encuentren en la situación de elergir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).