domingo, 15 de marzo de 2009

Curar matando no es un acto médico


La llamada doctrina del "bien superior", defendida por muchos filósofos y científicos, afirma que todo, incluso las personas, pueden ser sacrificadas para lograr un bien mayor; en otras palabras, que "el fin justifica los medios". Veamos unos ejemplos:

Hoy sabemos que en Australia, entre 1945 y 1970, cientos de niños huérfanos y abandonados fueron utilizados para probar la efectividad de vacunas contra enfermedades como el herpes y la tos ferina. Eran niños que nadie quería, ¿para qué podían servir? Fueron utilizados como cobayas para obtener vacunas seguras con las que poder tratar a la población sana y eliminar enfermedades. ¿Es esto ético?

¿Es admisible secuestrar a un niño para extraerle los órganos? ¿Nooo? ¿Seguro? ¿Ni aunque sea un "niño de la calle", abandonado y solo, que pasa hambre y no tiene futuro? ¿Ni siquiera para salvar a un niño español que con un transplante podría tener una calidad de vida magnífica, estudiar y ser alguien de provecho para nuestra sociedad? ¿Noooo?

Naturalmente que no, porque cualquier persona sensata sabe que no es lícito hacer el mal, ni siquiera para alcanzar con ello un bien.

Entonces, ¿por qué admitimos que varios seres humanos sean fabricados en una probeta, estudiados, seleccionados para la vida, para la muerte, para la investigación, para ser donados, cedidos, tratados como mercancía o congelados como la merluza? Uno de ellos, será elegido para ser el donante de su hermano enfermo... De acuerdo, el fin es bueno, pero los medios empleados para alcanzarlo, son perversos.

Unos que se denominan médicos, han conseguido curar a un niño gravemente enfermo, fabricando un hermano a su medida. Para ello han creado varios embriones en un laboratorio, y han seleccionado a uno para vivir porque estaba sano y era compatible con su hermano.

"Seleccionado" significa que ha sido escogido, preferido, designado, lo cual implica que otros han sido rechazados, destruidos, o congelados como embriones no aptos o sobrantes.

¿Qué pensará este pequeño ser humano cuando sepa que no fue concebido en un acto de amor de sus padres, sino fabricado por un técnico de laboratorio que mezcló los ingredientes? ¿Cómo se sentirá al saber que fue elegido porque reunía lo necesario, mientras que otros hermanos fabricados con el mismo fin y de la misma inmoral manera se quedaron en el camino?

¿Y qué dirá el niño enfermo al saber que muchos embriones hermanos suyos han sido eliminados porque padecían su misma enfermedad, o porque no eran compatibles con él?

El bebé medicamento ha tenido suerte. Nuestra sociedad utilitarista lo ha declarado “apto”, “útil”, y por eso, está vivo. Sus hermanos no han sido tan afortunados y ahora están muertos o congelados. Esto tiene un nombre: eugenesia.

Curar matando no es altruismo, no es ético, no es un acto médico.

9 comentarios:

José Miguel dijo...

Lo que caracteriza a una sociedad en crisis es que discute lo evidente. El tema que planteas es un claro ejemplo de ello. Desgraciadamente nos han colado como progresismo acabar con la vida del enfermo, de los mayores necesitados de cuidados, de los fetos con algún defecto, de seleccionar un embrión a costa matar otros con la excusa de curar enfermedades… El verdadero progresismo sería proteger la vida de todos (ancianos, enfermos, no nacidos,…).

Ivan dijo...

De verdad que no entiendo como hay personas que se deciden por la eugenesia, a eso se le llama jugar a "ser Dios", actualmente en españa (y creo que en todo el mundo) es ilegal pero temo a que algun dia la hagan legal como van a hacer con el aborto y que ahora mismo (el aborto) ya se practica en algunos hospitales.

Angelina de Maria dijo...

TODOS SON ACTOS DE PERVERSIDAD
HUMANA,TENGO UN DICHO MUY MIO:
SI VUELVE JESUCRISTO ,ESTA HUMANIDAD LO VUELVE A CRUCIFICAR...

MEDICOS DEL HORROR!!!!!!!!!

TEDESEO UN LINDO DIA DEL SEÑOR,SE FELIZ!!TE QUIERE ANGELINA.

icue dijo...

Tienes toda la razón, es una aberración no considerar un ser humano un embrión, que es lo que hemos sido todos,incluso los que lo dudan.
Un abrazo y sigue siendo valiente en tus exposiciones, que ayudan mucho.

Hawwah dijo...

Con una madre adolescente, que su pareja piensa durante un tiempo en dejarla porque el niño no es suyo y encima pobre Jesús lo tendría más que difícil para nacer en nuestro tiempo...la crucifixión, Angelina de María, sería en una clínica antes de nacer...

Juanjo dijo...

Este caso tiene grandes connotaciones emocionales, y es lo que destaca la prensa. Siempre es una gran alegría que un niño gravemente enfermo se cure, pero lógicamente, no nos cuentan a que coste han conseguido esto.

CHOPINGO dijo...

¿ seguimos siendo humanos ?

Esto lo vendió hace años una nación,y creo recordar que que existen similitudes.

Comparto la calidad de vida (amplio sentido, por otro medios,que hoy existen...y dios,como una vida,por ser anciano....
No puedo comentar,pues me sale la rabia y la duda.

Natalia Pastor dijo...

Como dice Jose Miguel,lo verdaderamente progresista,no esta falacia de marxismo revenido y encubierto,de estalinismo homicida,es proteger la vida de todos los indefensos y débiles(ancianos, enfermos, no nacidos,…).
Esto es pura ingenoería genética;jugar a ser Dios.
Y de aquí, a la manipulacion genética,hay cinco minutos.

Sancho dijo...

Estoy leyendo antiguas entradas y recuerdo perfectamente este caso y el trato que le dieron los medios de comunicación. Padres valerosos y médico héroes que fuero capaces de hacer lo indecible para salvar a su hijo. Los que se quedaron por el camino… fueron olvidados como si nunca hubieran existido. Una vergüenza para nuestro país. En su momento no escuché a nadie explicar el caso tan claramente. Muchas gracias por ello.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).