lunes, 16 de marzo de 2009

Cuando el duelo dura toda la vida...


Sucedió hace 57 años. Entonces María tenía 27 años y estaba soltera. Cuando supo que había quedado embarazada, se lo dijo a su novio y éste, sin dudarlo dos veces, la incitó a abortar. María todavía recuerda cómo la metió en un taxi y la llevó a un piso de la madrileña calle Barcelona, 3, casi esquina con Santa Ana.

'Aquello era una pocilga, una carnicería'. Él le decía: 'No te preocupes, estás en buenas manos'.

El 3 de mayo de 1951, mes y medio más tarde, María tuvo una fuerte hemorragia 'en el retrete'. Ahí es donde 'nació' su hijo. 'Tenía los bracitos, el cuerpecito, todo. Lo lavé, lo besé y lo metí en una caja de membrillo que tenía'. ¿Qué hizo con él? 'Pensé en guardarlo en alcohol, pero tenía miedo de que mi madre se enterara, así que finalmente me despedí de él y lo tiré por el retrete’, recuerda entre lágrimas.

Después, estando ya casada, María quedó embarazada cuatro veces más, pero todos estos embarazos terminaron en abortos espontáneos; probablemente consecuencia del aborto al que fue sometida cuando tenía 27 años. (Historia publicada en la revista Alba).


Un testimonio que refleja a la letra las palabras de Juan Pablo II en “Cruzando en Umbral de la Esperanza”: Muchas veces la mujer es víctima del egoísmo masculino, en el sentido de que el hombre, que ha contribuido a la concepción de la nueva vida, no quiere luego hacerse cargo de ella y echa la responsabilidad sobre la mujer, como si ella fuese la única "culpable".

Precisamente cuando la mujer tiene mayor necesidad de la ayuda del hombre, éste se comporta como un cínico egoísta, capaz de aprovecharse del afecto y de la debilidad, pero refractario a todo sentido de responsabilidad por el propio acto.

Son problemas que conocen bien no sólo los confesonarios, sino además los tribunales de todo el mundo y, cada vez más, también los tribunales de menores.

Por tanto, rechazo firmemente la fórmula pro choice «por la elección»; es necesario decidirse con valentía por la fórmula pro woman «por la mujer», es decir, por una elección que está verdaderamente a favor de la mujer.

Es ella quien paga el más alto precio no solamente por su maternidad, sino aún más por destruirla, por la supresión de la vida del niño concebido.

6 comentarios:

Ricardo dijo...

Tendríamos que educar nuevamente a nuestros jóvenes, para que aprendan a respetar a la mujer, y a ellas para que aprendan a respetarse a sí mismas y a no dejarse utilizar. Porque luego, quien paga el precio más alto en caso de un embarazo, siempre es la mujer.

Carmen dijo...

Hola. Las consecuencias de un aborto, además de la muerte de un ser humano, son terribles para la mujer, sea el aborto legal o no. ¿O es que pensáis que ahora, en una clínica, otra mujer no sufriría lo mismo que lo que esta anciana lleva sufriendo toda su vida? Un abrazo

Aguijón dijo...

qué pena.
Y cuantas debe de haber en las mismas circunstancias.
Un abrazo

Ivan dijo...

Este relato sea real o no me ha llegado al corazon.Que lastima las cosas que pasan en el mundo con los seres mas indefensos que existen y debemos cuidar.
Y lo peor es este gobierno queriendo justificar un crimen para que sea algo legal.

Sinretorno dijo...

Es muy bueno todo esto que defendemos, pero también hemos de dialogar con los argumentos de los que justifican el aborto. En 1951 ser madre soltera era como una condena vital. Tenemos que ser imaginativos y llenos de caridad para ayudar a toda mujer en esas circunstancias.

Anónimo dijo...

Es muy bueno todo esto que defendemos, pero también hemos de dialogar con los argumentos de los que justifican el aborto. En 1951 ser madre soltera era como una condena vital. Tenemos que ser imaginativos y llenos de caridad para ayudar a toda mujer en esas circunstancias. En todo tiempo habrá una excusa o una justificación, pero hay algo que si está claro, elegiste el sexo, y el sexo lleva a la procreación...ese niño no eligió venir, tu tampoco decidiste traerlo...pero entonces la responsabilidad acaso no es de nadie...quien es el adulto, quien el que razona, quien el que desea..no el sino tu y yo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).