jueves, 26 de febrero de 2009

Te pongo delante vida y muerte, bendición y maldición. Elige la vida.


26/02/2009, Jueves después de Ceniza

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Deuteronomio 30, 15-20


Moisés habló al pueblo, diciendo: - «Mira: hoy te pongo delante la vida y el bien, la muerte y el mal. Si obedeces los mandatos del Señor, tu Dios, que yo te promulgo hoy, amando al Señor, tu Dios, siguiendo sus caminos, guardando sus preceptos, mandatos y decretos, vivirás y crecerás; el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde vas a entrar para conquistarla. Pero, si tu corazón se aparta y no obedeces, si te dejas arrastrar y te prosternas dando culto a dioses extranjeros, yo te anuncio hoy que morirás sin remedio, que, después de pasar el Jordán y de entrar en la tierra para tomarla en posesión, no vivirás muchos años en ella. Hoy cito como testigos contra vosotros al cielo y a la tierra; te pongo delante vida y muerte, bendición y maldición. Elige la vida, y viviréis tú y tu descendencia, amando al Señor, tu Dios, escuchando su voz, pegándote a él, pues él es tu vida y tus muchos años en la tierra que había prometido dar a tus padres Abrahán, Isaac y Jacob.»

11 comentarios:

Ricardo dijo...

Enhorabuena por lo bien que está funcionando el blog. Sigue así. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Menuda lectura! Ya sabemos de donde viene el nombre. Alejandro

Carmen dijo...

“Te pongo delante vida y muerte, bendición y maldición. Elige la vida”. No se puede decir más claro. A pesar de los siglos transcurridos, parece dicho para los hombres de hoy.

Anónimo dijo...

¿Cuáles son los dioses extranjeros que hacen que a veces elijamos la muerte? El dinero, la comodidad, el sexo, el materialismo. A veces, el poder. No se explica de otra forma que muchos políticos católicos acepten el aborto y se vendan por unos votos.
B.M

DonJoan dijo...

Esta mañana precisamente he pensado en lo acertado de este blog y ahora me encuentro con que ya has hecho tan de mañana esta entrada: es lógico, pues supongo que fue el texto inspirador. "Elige la vida" comporta entender la vida como un don y como una tarea, es decir, como un camino. El camino te lo ponen delante y lleva hacia el paraíso, pero tienes que recorrerlo con tus propios pasos y nadie puede hacerlo por ti. ¿Que no quieres ni el destino ni la senda que se pone ante ti? Pues ya sabes lo que pasará: "no vivirás muchos años", es decir, no tendrás la Vida eterna sino que vivirás eternamente una vida que no es vida. Por eso te maldicen, para que recapacites y elijas bien.

Guerrera de la LUZ dijo...

Me ha parecido impresionantísima esta Palabra, no la conocía.

Eli, te felicito ampliamente y te doy las gracias de todo corazón por este blog. El Señor debe estar contentísimo con el.

Un abrazo muy fuerte.

Angelina de Maria dijo...

ELIJO LA VIDA,Y DOY GRACIAS A DIOS POR QUE SE FIJO EN MI Y PUDE REALIZAR MI ELECCION.
OJALA ! CONTAGIEMOS Y GUIEMOS A OTROS A QUE ELIGAN.

QUE DIOS TE DE EN ESTE DIA TODO LO QUE NECESITES! ABRAZOS ANGELINA.

José Gil Llorca dijo...

He leído tanto el este post como el comentario que has dejado en el mío donde dices:
Efectivamente, no existe el derecho al aborto, porque no existe el derecho a matar. Sin embargo, y a pesar de lo que dicen las leyes, la vida humana no está suficientemente protegida en nuestro ordenamiento. A modo de ejemplo, el Tribunal Constitucional, en la sentencia 116/1999, de 17 de junio, afirma: "los no nacidos no pueden considerarse en nuestro ordenamiento constitucional como titulares del derecho fundamental a la vida". Increíble, ¿verdad?

Me interesaría que me dijeras dónde puedo encontrar más información con respecto a esa sentencia. Desde luego me parece increible y pensaba que una ley de plazos podría ser anticonstitucional, pero al ver lo que me comentas ya no sé si jurídicamente se podría plantear la inconstitucionalidad de una ley de plazos.

Verdaderamente la lectura del Deuteronomio de hoy es impresionante. Y elegimos lo que queremos. Pero hay que atenerse a las consecuencias de nuestra elección.

Un fuerte abrazo.

eligelavida dijo...

José Gil Llorca:

Pienso que, desgraciadamente, (ojalá me equivoque), la ley de plazos no será considerada anticonstitucional puesto que nuestro ordenamiento jurídico no garantiza suficientemente la protección de la vida humana.

A este respecto, hay un artículo interesante en la revista Arbil nº 62 (http://www.arbil.org/(62)abor.htm) donde José María Permuy defiende la tesis de que la Constitución Española no garantiza el derecho a la vida de los no nacidos puesto que proclama que la ley es la "expresión de la voluntad popular" y no reconoce (la Constitución) la existencia de ninguna norma moral objetiva que quede al margen de las decisiones de esta voluntad popular.

La Sentencia del Tribunal Constitucional 116/1999, de 17 de junio, estudia el recurso de inconstitucionalidad promovido contra la Ley 35/1988, de 22 de noviembre, de técnicas de reproducción asistida, que desestima. (http://www.aeds.org/jurisprudencia/constituembrion.htm)

Un saludo.

Ricardo Baticón dijo...

Hola

Gracias por pasarte por mi blog. Muy interesante igualmente este blog del que me volveré a pasar para leerlo con más detenimiento.

Un saludo.

caminante dijo...

Estoy contigo. Tenemos garanrizada la victoria final. No lo dudemos. La Vida vence siempre a la muerte. Jesús, en la Cruz, aparece como el más absoluto de los fracasos. Pero ahí está el Centro y el sentido de todo.
Un fuerte abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).