jueves, 19 de febrero de 2009

¡Sin límites!

¿Qué hubiera pasado si los padres de Nick Vujicic hubieran sabido que su hijo iba a nacer sin brazos ni piernas? ¿Hubieran decidido abortarlo? El propio Nick se hace esta pregunta ante la mentalidad utilitarista de una sociedad como la nuestra que evita que no nazcan aquellos que, según sus parámetros egoístas, no van a tener suficiente “calidad de vida”.

Cuando Nick nació, los médicos pensaron que no sobreviviría... pero Nick resultó ser un saludable bebé, sin brazos ni piernas.

Fue uno de los primeros niños discapacitados aceptado en un colegio normal donde, según relata, lo pasó mal debido a la incomprensión, discriminación e incluso rechazo de algunos compañeros por ser "distinto".

Sin embargo su fuerte personalidad, su valentía y su fe lo han llevado adonde hoy se encuentra. Nick afirma: “No me cambiaría por nadie en el mundo. No porque me guste vivir sin brazos ni piernas, sino porque sé que con mi vida puedo dar algo a los demás que otros no pueden: esperanza”.


6 comentarios:

Marta dijo...

Lo que dice del aborto es cierto. Hoy la mayoría de los padres abortarían a un hijo así. No entenderían que puede ser tan feliz o más que ellos y realizarse en su trabajo y en su vida personal.

Anónimo dijo...

Un vídeo fantástico. Tuve oportunidad de verle cuando estuvo n España y tiene una gran personalidad. Carmen

SB dijo...

Que bueno es tu blog.
A menudo yo me pregunto que sería de mí si tuviera pensamientos o sentimientos abortistas o estaría a favor de la eutanasia y etc, etc.

Es un tema en los que siempre quise reflexionar poniéndome en el lugar del otro para tratar de entender sus fundamentos.

Hablo de los sencillos, no de los genios locos.

Dios me dio fe y la Iglesia me transmitió los principios y valores propios de la vida cristiana.Y en verdad aunque menos de lo que quisiera trato de llevarlos a los cercanos que me rodean.

Pero no sé que hay en la conciencia de la gente para obrar en favor de estas cosas que aborrecemos.

Dios nos siga iluminando, nos haga puente y no piedra de tropiezo !!!!

Afectos sinceros,
SB

Luisa dijo...

En Andalucía se van a poner en funcionamiento ecógrafos o no sé qué, de último grito,para detectar cualquier anomalia y dice la politica de turno: "DAR ASÍ AUTONOMÍA A LAS MUJERES para que decidan"
¿AUTONOMÍA?
EN SERIO,tenemos que hacer algo.

José Miguel dijo...

La sociedad nuestra ha cambiado mucho en los últimos años, antes sería impensable que se implantara el aborto o la eutanasia. Este cambio se debe a la pérdida de la fe, su causa no es porque las personas que estan a favor hayan leido la crítica de la razón pura de Kant o hayan leido a Nietchie. La causa real es el materialismo imperante, muchos radican la dignidad de la persona en su capacidad de producir o consumir.

FOTELIAS dijo...

Hola amigo.
Referente a esta dura realidad www.durarealidad.com te pongo lo siguiente, en la misma linea que José Miguel:
"Creo que hay una lección fundamental que se puede aprender del caso Eluana: sin Fe no se puede vivir... ni dejar vivir. El padre de Eluana no la tiene y por eso no soporta la "imperfección" de su hija. Y la mata. Igualmente ocurre con el aborto. La gente sin Dios no sabe vivir... ni dejar vivir a los demás. Son gente peligrosa, verdaderamente."
Piedad J. Santos.
Gracias por tu visita por mi sitio, en breve pondré tu enlace en mi blog.
Me siento muy a gusto visitandote, tienes un Blog lleno de VIDA, gracias...sigue así.
BENDICIONES.
FOTELIAS.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).