jueves, 12 de febrero de 2009

¿Nos fiamos del médico?


Debiéramos, pero…no. En el fondo, no nos fiamos. Si no, ¿por qué hay tanta gente que firma el testamento vital? Claramente, porque tienen miedo a ser “mal tratados” cuando se acerque el momento de su muerte. Y es que la muerte es inevitable. Pienso que, en general, los seres humanos la aceptamos con serenidad. De hecho, es una parte de la vida, una de las pocas cosas que sabemos por seguro que van a suceder. Pero de ahí a que nos maten o a que no nos dejen morir en paz, va un abismo. Y desgraciadamente, estas dos opciones se están convirtiendo en una posibilidad aterradora.

«No daré a nadie aunque me lo pida ningún fármaco letal, ni haré semejante sugerencia». Esta famosa frase del juramento hipocrático tiene más de dos mil años, y ahora que tenemos tantos conocimientos científicos y que la técnica ha avanzado extraordinariamente… ¿va a tener el ser humano menos principios morales y éticos que entonces?

Afortunadamente, la mayor parte de los profesionales de la medicina están totalmente en contra de la eutanasia y del auxilio médico al suicidio. Saben por experiencia que el deseo de morir que a veces expresan los enfermos, es un mensaje de petición de ayuda. Pero, por desgracia, unos pocos olvidan que la profesión médica está fuertemente atada, les guste o no, a principios morales. El médico no es un expendedor de recetas, un fontanero del cuerpo, un desgraciado que ve setenta pacientes al día y dedica cinco minutos a cada uno. No, aunque muchos no lo reconozcan, el médico tiene la obligación de proteger la vida con sus conocimientos y habilidades, de curar si está a su alcance, de paliar el dolor, de evitar la utilización de determinados procedimientos excepcionales cuando éstos son inútiles y añaden sufrimiento y, sobre todo, de no matar.

Pero nuestra sociedad tiene tanto miedo a sufrir y tanto asco del enfermo que desgraciadamente aplaude a quien mata. Francamente, da nauseas ver a quien facilitó cianuro a un tetrapléjico para que se suicidara, ser tratada como una heroína en televisión. Por suerte, esta persona no pertenece a la profesión médica. Sin embargo, es lo que pretenden muchos, que los médicos, cuando no puedan curar, maten. Algo que por cierto ya está sucediendo, porque en algunos países está legislado que el médico puede decidir sobre la vida o la muerte de un enfermo. Naturalmente, esto provoca una desconfianza atroz entre los pacientes que, lógicamente, se preguntan si el médico está ahí para ayudarles o para quitarles de en medio.

9 comentarios:

Hawwah dijo...

Jo, acabo de descubrir tu blog hace un par de días y es que me encanta! Da gusto entre tanta basura que nos intentan colar día a día ver blogs como éste, con el único propósito de mostrar y defender la dignidad y la belleza de la vida. Mucho ánimo con tu blog, en serio :)
Ah! y gracias por la bienvenida, aunque yo aún no tengo muy claro el futuro del mio xD

Interruptor dijo...

Un juramento requiere un mínimo de honor para cumplirlo, y por desgracia cada vez hay menos gente honorable. Aún son mayoría aplastante los médicos que defienden la vida, pero cada vez van a más esos que tienen el título pero no se les puede llamar médicos.

Yo, con sosas como la de Terry Schiavo, Eluana, las sedaciones de Leganés, etc. Cada vez me planteo más lo del testamento vital pidiendo que no me dejen morir y autorizando a que, ante la duda, mejor pasarse de encarnizamiento que por el otro lado. Aunque las personas que tendrían la potestad de decidir sobre mí tienen firmes convicciones católicas, pero nunca se sabe en manos de quién puedes caer.

No soy una persona pusilánime, pero debo decir que con el vídeo que has puesto se me han humedecido los ojos. Cuando uno es padre, estas cosas se entienden muy bien.

Anónimo dijo...

Dices que la mayoría de los médicos está contra la eutanasia. No se, espero que sea así, porque hay una gran cantidad que practica abortos… Carmen

Ivan dijo...

Es cierto que la gente se fia de los medicos pero siempre hay algo en el fondo que no se fia.
Y no entiendo ese juramento, se supone que los medicos no tienen que dar ningun farmaco ni semejante sugerencia para acabar con la vida de una persona.¿Por que se preactica la eutanasia?

Anónimo dijo...

Soy médico y creo que lo que falta hoy en nuestra profesión es una preparación ética profunda. A veces los médicos olvidan que están tratando con la misma esencia del ser humano.

Ricardo dijo...

Conozco a varias personas mayores que se plantean no ingresar en un hospital sino ser atendidos en casa en caso de enfermedad grave. Quieren morir “a la antigua”, quizá con menos recursos, pero más tranquilos. No, no nos fiamos, y es nuestra sociedad la que nos vuelve desconfiados.

Luisa dijo...

Me has recordado la tipica frase que dice toda parturienta:"me quiero morir" Nada más lejos de la realidad.
En cuanto a los médicos,creo que son fantásticos a excepción de unos pocos,que adolecen de principios o la más mínima sensibilidad.
En cualquier caso, el sistema les presiona muchísimo, con exigencias que van más allá de lo razonable.

Fran dijo...

De momento me fío de los médicos. Pero precisamente antes de encontrar tu blog, que está genial, estaba pensando sobre esto y me recorría un escalofrío al imaginarme el futuro próximo de la medicina, cuando acceda a la medicina una generación de personas que han crecido con la agresividad de la tv y las consolas, el relativismo, la educación para la ciudadanía, el ejemplo de estos casos de héroes de la eutanasia, el caso del medico de Leganés, la falta de escrúpulos ante el asesinato que es también el aborto, etc, …y se encuentren con una población envejecida, con todos los babies del bay-boom mayorcitos y ellos teniendo que sostenerles aportando para que tengan pensión cuando están acostumbrados a conseguir lo que quieren aquí y ahora sin trabas. Es como un mal presentimiento, pero si no hacemos por cambiar las cosas…

José Miguel dijo...

Estamos viviendo una crisis de valores, los profesores dicen que no son educadores, en la series de TV los buenos aparecen como malos y viceversa, se denigra a los católicos… Esta crisis de valores también afecta a los médicos, que en vez de curar o paliar los dolores a los enfermos, abandonan el juramento hipocrático y causan la muerte a los enfermos con el pretexto de facilitarles una buena muerte o eutanasia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).