domingo, 1 de febrero de 2009

A nadie se obliga a abortar


En la entrada de ayer, terminaba con unas palabras de Juan Pablo II en la Evangelium Vitae en las que el Papa nos exhorta a proteger la vida de nuestros semejante, pues “cada hombre es «guarda de su hermano», ya que Dios confía el hombre al hombre”.

Siempre que leo estas palabras, me impresionan profundamente. Pienso que cualquiera con rectitud de conciencia, sea creyente o no, puede entender la gran responsabilidad que tenemos unos con otros. Por ello, nunca dejo de sorprenderme cuando escucho frases a favor del aborto como: “A nadie se obliga a abortar...” ¡Menudo argumento para defender un asesinato! “Que se pueda, no quiere decir que tú tengas que hacerlo si no quieres”, te dicen los abortistas. ¡Pues gracias, hombre! Gracias por no obligarme a matar a mi propio hijo. Sin embargo, la despenalización o legalización del aborto permite “optar”. En otras palabras, ante un embarazo, la mujer puede elegir si desea que su hijo nazca, o si prefiere matarlo. ¿No es esto acaso una posibilidad atroz? Una sociedad tiene que estar muy corrompida para afirmar que existe un “derecho a matar” a los más indefensos.

Más de 112.000 niños fueron asesinados en España durante el año 2007. “La muerte de cualquier hombre me disminuye” dice el poeta John Donne. No vivamos ni un minuto más como si esto no estuviera pasando.

Más sobre este tema en: ¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano? http://www.eligelavida.net/

6 comentarios:

Ricardo dijo...

Conocía la web de Eligelavida y creo que hacen una gran labor.

Animo y adelante!

Terly dijo...

Primero de todo, mi agradecimiento por tu visita.
Y ahora quiero aportar en tu blog un soneto que escribí hace ya algunos días y publiqué en el mío como protesta por la degeneración que significa el aprobar una ley que despenaliza a los seres más inocentes de todos, los niños no nacidos aún.
Felicidades por tu blog y aquí mi aportación.

LA LEY... ES LA LEY...

¿Qué sucede, a qué tanto bullicio?,
¿no se dan cuenta de que estoy durmiendo?
¿A qué es debido todo el estruendo?
Papá, mamá, ¿habéis perdido el juicio?

Quizás piensan que soy un desperdicio...
¿Es que ninguno respeta mis sueños,
mis sueños dorados, dulces y tiernos?
¡Si aún no ha llegado el momento propicio!...

Oiga, señor, se está usded confundiendo...
Si,... usted,... el señor de la bata blanca...
¿Qué hace?, que me está usted oprimiendo.

Papi, mami,... no me estáis protegiendo...
Shhiii... silencio... que aún no eres nadie, calla...
lo dice la ley que estamos cumpliendo.


Terly

c3po dijo...

Hace unos meses he estado a punto (una vez más, y van seis) de irme al otro barrio por culpa de mi mala salud de hierro y; pese a tener muy claro que todos estamos en las manos de Dios, estoy infinitamente agradecido a los médicos que siempre me sacaron a flote.
Por propia experiencia, no entiendo, ni entenderá nunca, la cultura de la muerte.
Ánimo y adelante!!

MARISELA dijo...

Paso a conocerte y ahora enlazaré con esa web, a la que no conocía. Gracias por tu comentario en mi blog. Yo he hablado del aborto porque lo he vivido muy de cerca,en Cuba, y he alertado a las mujeres españolas para que no se dejen embaucar:siempre les dirán que es un derecho decidir porque es su cuerpo...bla bla bla.. El aborto es un fenómeno social y moral difícil,porque tendremos que arrimar el hombro de verdad para poder apoyar a esas mujeres para que puedan tener los hijos y si no, cambiar de raíz la ley de adopcción española,que no da oportunidad a aquellos que quieren adoptar.Si existieran casas de recogida de niños,donde los pudiesen dejar los primeros meses de vida y si se llamara a la larga lista de matrimonios deseosos de tener hijos, creo que así sí se ayudaba. El caso es que hay muy pocos obreros en ese campo, como en muchos otros y las mujeres tienen relaciones cada vez más fortuitas e irresponsables, y será peor si despenalizan completamente el aborto.En Cuba se hacen "aspiraciones", no abortos, antes de la 7ma semana y es sin anestesia,tiene muy poco peligro médico, por lo que si lo implantan aquí,olvidémonos que alguien va a tomar píldoras anticonceptivas y mucho menos condones, pues ¿para qué,si a los tres días puedes ir a tu gine y te hacen una aspiración?.Como este desgobierno copia todas las cosas del Coma andante, no dudo que copien eso también.Seguro que la Bardem se lo susurra al oido a su amiga, la Vicevogue. Así va el país.Por lo que sugiero que se den opciones reales para paliar el problema socio económico que conlleva tener un hijo sin apoyo familiar.
Saludos y que Dios les bendiga.

ulpiano dijo...

Es un argumento que no se sostiene. Tampoco se obliga a nadie a torturar, pero se precisa una ley que lo prohíba, porque es una barbaridad, y mucha gente lo hace. Lo mismo con el aborto.

eligelavida dijo...

Ricardo, gracias por tu fidelidad a la web y ahora al blog. Ya sabes que puedes colaborar cuando quieras.

c3po, bienvenido y que te mejores. Ese es precisamente uno de los objetivos de este blog, luchar contra la cultura de la muerte.

Terly, muchas gracias por tu apoyo y por tu aportación. Tienes mucha razón. Lo que la ley dice a los niños asesinados es “calla, que aún no eres nadie”.

Marisela, gracias por tu visita. Esperemos que las cosas cambien pronto en Cuba para bien.

Ulpiano, creo, como tú, que decir “nadie te obliga a abortar” no se sostiene. Sin embargo, es uno de los grandes argumentos abortistas, muy en consonancia con nuestra sociedad relativista, “si no quieres no lo hagas, pero déjame a mí que haga lo que quiera”. Lo triste es que estamos hablando de quitar la vida a un ser humano.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).